Robert Raynor, un hombre de 80 años, fue encontrado muerto al interior del edificio donde residía en Staten Island, en Nueva York, Estados Unidos.

Sin embargo, tras realizarse el hallazgo también se constató que en su pecho había palabras. "Toco a nenas pequeñas", se indicaba en uno de los mensajes, pues había otro.

El hecho fue alertado por un vecino identificado como Isaac Williams, quien aseguró que se registró un alboroto en el edicio durante la noche de este lunes. "Era tan fuerte que podía escucharlo en el aire acondicionado", sostuvo.

Ya durante la mañana de este martes, William afirmó que "por casualidad miré hacia atrás en el pasillo y lo vi tirado (...) mi primer instinto fue que estaba borracho y se había caído".

El adulto mayor fue encontrado solo con pantalones, los que estaban sobre su cintura y sus brazos estaban por encima de su cabeza, como si hubiera sido arrastrado.

Tras la llegada de la policía, se confirmó que el fallecido tenía cortes en la frente y algunas heridas en la nariz.

Raynor tenía varios arrestos en su historial, según varios informes, pero ninguno parecía estar relacionado con la pedofilia. Su nombre tampoco aparece en el registro estatal de delincuentes sexuales conocidos.

También se encontraron otras dos frases escritas en su cuerpo, según fuentes policiales: "Llevo muñecas en mi habitación para niñas de 1 a 5 años" en su estómago, y "Toco" en su pie derecho.

"Ese no es mi padre", dijo Whetstone al Daily News. "Él no tocaría a un niño. Nunca violaría a nadie. Tiene hijas y nietas a las que ha vigilado cuando ha venido a visitarme... Ese no es él. Eso no es cierto".

Whetstone agregó que su padre estaba enfermo de cáncer y sufría de rodillas artríticas "por lo que no tenía la capacidad física para hacerlo".