Thaina da Silva Pinto y su esposo Fabio Luiz Lima fueron arrestados y quedaron acusados por haber secuestrado al una mujer embarazada para quitarle el bebé debido a que la pareja no podía tener hijos.

 

Las detenciones se produjeron luego de que aparecieron carbonizados los cuerpos de Rayanni Christi Costa, de 22 años, y su beba en el jardín de la casa de la pareja en Río de Janeiro.

 

 

Elen Souto, el director de Policía del Departamento de Personas Desaparecidas de Río, informó que había charcos de sangre en varias habotaciones de la vivienda y que hallaron un cuchillo con el que habrían intentado cortar el vientre de Rayanni para sacarle a la niña.

 

"Como el bebé murió en el proceso, ellos mataron a la madre también", aseguró el jefe policial, quien añadió: "Son fríos y calculadores. No mostraron arrepentimiento. Pinto se mantuvo firme durante más de 20 horas diciendo que ella estaba embarazada".

 

Pinto y Lima llevaban tres años casados. Según la investigación,  tenían amigos y familiares convencidos de que la mujer estaba embarazada de una niña, después de que ella publicó en Facebook fotos de ropa de bebé, y hasta de su panza con el comentario "¡Ven pronto mi princesa!".

 

Sin embargo, a sus 21 años, no podía quedar embarazada ya que informes médicos revelaron que tenía quistes en los ovarios.

 

Pinto ya había intentado apropiarse de un bebé usando grupos de Whatsapp, en los que contactaba a madres jóvenes y pobres de Río de Janeiro y les decía que podía donarles ropa y cochecitos.

 

La joven quedó con varias mujeres pero debió cancelar los planes al enterarse de que irían a la cita acompañadas de conocidos.

 

Hace dos semanas, según cree la Policía, Costa arregló un encuentro con Pinto en la Estación Central de Río después de dejar a su hija de tres años en la guardería. Allí, la ahora detenida convenció a la embarazada de acompañarla a su casa, donde le esperaba el marido.

 

Una vez en la vivienda, la pareja decidió cortar el vientre de Rayanni y extraerle la beba de 7 meses. Y, cuando la niña murió, mataron a la madre y quemaron los cuerpos para intentar encubrir todo.