El gobierno apunta a cuidar la alimentación de los más chicos, para eso intentará disminuir el consumo de productos con altos niveles de azúcares, sal y grasas saturadas. Con la prohibición de anuncios de productos como cereales, galletitas, yogures y chocolatadas, estiman que podrían lograrlo.

Esta medida entrará en vigencia a partir de octubre. De acuerdo a medios portugueses, se eliminarán los anuncios dirigidos a "menores de 16 años" de "galletas y batidos de chocolate, el 90 % de los cereales de desayuno y 72 % de los yogures". Se aplicará en televisión, cines, radio y redes sociales.

Solo se verán las publicidades de "el 17 % de las bebidas, 28 % de los yogures, 21 % de los quesos y 10 % de los cereales para el desayuno".

Tomaron esta medida tras una recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) donde sugieren prohibir "toda la publicidad dirigida a niños de chocolates, tartas, jugos, gaseosas y helados".

Según la Dirección General de Salud, esta decisión busca "reducir el consumo excesivo de sal, azúcar y grasas saturadas, que están asociados al desarrollo de enfermedades crónicas, en especial obesidad, enfermedades cardiovasculares y oncológicas".