Tres personas murieron y decenas más resultaron heridas al chocar este miércoles dos trenes en el pueblo de Milavce, en el oeste de la República Checa, anunció la empresa responsable de la red ferroviaria del país.

"Lamentablemente, según las informaciones actuales, una colisión ferroviaria deja tres muertos y decenas de heridos", indicó a través de Twitter la empresa Sprava Zeleznic.

Según la compañía ferroviaria, "todos los pasajeros fueron evacuados de los trenes. Después de la investigación del accidente por parte de la Inspección de ferrocarriles, comenzarán los trabajos de limpieza de escombros. Planeamos reanudar las operaciones mañana por la mañana".

"En esta etapa, confirmamos que el accidente de tren mató a tres personas. Ya no estamos buscando pasajeros", indicó a su vez la policía checa.

María Svobodova, vocera de los equipos de rescate en la región de Plzen, anunció que 31 heridos leves estaban siendo atendidos y que siete personas se encontraban en estado crítico, informó la agencia de noticias AFP.

Uno de los trenes implicados en la colisión era el número Ex 351, que recorría la ruta entre Múnich y Praga, mientras el otro era un ferrocarril regional que viajaba entre las ciudades checas de Plzen y Domazlice.

Según imágenes difundidas por la televisión checa CT24, una parte de la locomotora del tren alemán está completamente destruida.

La compañía alemana indicó en un comunicado que el tráfico de trenes en el lado checo "está bajo la responsabilidad" de los Ferrocarriles Checos.

En ese sentido, el ministro de transporte checo, Karel Havlicek, afirmó que el tren alemán "no respetó una señal y se estrelló contra el tren regional".

Cuatro helicópteros, varias ambulancias y decenas de rescatistas fueron enviados al lugar del accidente, para retirar heridos.

"La Cruz Roja Alemana, el servicio de ambulancias de Baviera y los médicos de (la ciudad de) Cham también están en el lugar del accidente ferroviario. La policía alemana también se ha ofrecido a ayudar", dijo la policía checa en un tuit.

En julio del año pasado, dos colisiones de trenes en República Checa causaron tres muertos y decenas de heridos.