El rascacielos más antiguo de Teherán, la capital iraní, se derrumbó luego de un incendio. Y los medios de la región informan que al menos treinta bomberos habrían muerto tras el colapso.

 

El fuego se extendió la torre Plasco de 17 pisos en las primeras horas de la mañana del jueves, antes del colapso. Un oficial había dicho que entre 50 y 100 personas pueden estar atrapadas bajo los escombros.

 

Por el momento, los servicios de rescate confirmaron la cifra de 38 heridos a causa del siniestro, en su mayoría bomberos. Mientras, los bomberos tratan de rescatar entre los escombros a compañeros que han quedado atrapados.

 

El edificio albergaba un conocido centro comercial, construido hace unos 50 años, que al parecer fue evacuado al comenzar el incendio.

 

Hasta el momento se desconocen las razones que ocasionaron el fuego.