Este martes se cumple el decimoséptimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001. Ese día, cuatro aviones de pasajeros fueron capturados por terroristas islamistas. Dos fueron dirigidos contra el World Trade Center en Nueva York, uno contra el Departamento de Defensa en Washington y otro se estrelló en Pensilvania.

 

Se espera que miles de familiares de víctimas del 11-S, sobrevivientes, rescatistas y otros acudan al acto del World Trade Center, en Nueva York, mientras que el presidente, Donald Trump, y el vicepresidente, Mike Pence, acudirán a Pensilvania y el Pentágono, respectivamente, los otros dos lugares donde los atacantes estrellaron aviones secuestrados el 11 de septiembre de 2001, en el atentado terrorista más letal en suelo estadounidense.

 

Casi 3.000 personas fallecieron en los ataques del 11-S, una tragedia que sigue dando forma a las políticas y la política estadounidense además de a la vida cotidiana en lugares como aeropuertos u oficinas, incluso aunque sea una presencia menos constante en la conciencia colectiva luego de 17 años.

 

Las conmemoraciones del 11-S son ya rituales familiares que se centran en la lectura de los nombres de los fallecidos. Pero en la zona cero de Nueva York, los familiares llenan cada año el acto de mensajes personales de recuerdo, preocupación e inspiración. Horas después de esta ceremonia, dos potentes haces de luz iluminarán el cielo neoyorquino desde el bajo Manhattan para el “Tributo en Luz” anual.

 

Fuente: Perfil