Marcos Antonio Echartea, de 23 años, no aceptó el "no" como respuesta. En una fiesta en California, acosó sexualmente a una joven de 18, que decidió irse del festejo por la incomodidad que le generaba la situación. Pero el hombre insistió. La siguió hasta su auto, sacó un arma y le disparó en la cabeza a la bebé de 10 meses de la chica.

Según explicó el departamento policial de Fresno, en donde ocurrió el ataque, el agresor fue detenido de inmediato. En una conferencia de prensa, el jefe de la fuerza, Jerry Dyer, remarcó que el hombre no mostró ningún remordimiento por lo ocurrido.

Las autoridades relataron que todo comenzó cuando Echartea conoció a Deziree Menagh en una fiesta en un casa. La chica había llevado a su bebé, Fayth Percy, de 10 meses de edad. Según los testigos, el joven intentó manosearla en reiteradas oportunidades. Ante su insistencia, la joven madre le pidió a un amigo que la llevara hasta su casa porque se quería ir.

El detenido siguió agrediendo a la joven, sin importarle su constante negativa. Cuando vio que ella se fue hasta la calle para subirse a un auto, sacó un arma y le disparó al vehículo tres veces. Una de las balas impactó en la cabeza de la nena, que tuvo que ser hospitalizada de urgencia. El último parte médico indicó que está internada en estado crítico.

"Somos afortunados de que la bebé esté viva. Me desgarra el corazón ver a una nena de esa edad en el hospital", sostuvo el comisario ante la prensa estadounidense.

Echartea ya tenía antecedentes violentos previos. Hace un mes, el joven fue armado hasta la casa de la nueva pareja de su exnovia. "Una de las balas penetró en una pared y casi alcanzó a un nene que estaba dentro de la propiedad", detalló Dyer.