Un violento y multitudinario enfrentamiento tuvo lugar en el municipio madrileño de El Álamo, en España. El mismo se desató entre miembros de dos familias durante el pasado domingo, durante una petición de mano, con un lamentable saldo de tres muertos y cuatro heridos.

Según revelaron fuentes oficiales, todo empezó al rededor de las 23.30 horas, cuando entre 50 y 100 invitados participaban de la celebración de un compromiso, en una terraza de unos 300 metros cuadrados, que había sido reservada en una cervecería a las afueras de la localidad para festejar el evento.

La gresca habría iniciado por el desacuerdo a la hora de elegir una de las canciones que se estaban tocando durante la fiesta, lo que dio lugar a que la mayoría de los presentes se dirigieran al exterior, donde se desarrolló una brutal batalla campal que duró alrededor de media hora.

La trágica batalla campal

Durante la pelea se arrojaron todo tipo de cosas, como sillas, ladrillos y vallas de unas obras cercanas. Según el testimonio de varios vecinos, también se escucharon disparos. En un momento del enfrentamiento, uno de los participantes se montó en un vehículo y a toda velocidad embistió a varios de los presentes. Al menos tres personas fueron trasladadas por familiares al hospital Rey Juan Carlos, de Móstoles, entre ellos, un menor de edad.

Al día siguiente dos mujeres fueron encontradas en una zanja de la carretera, a pocos metros de la cervecería. Una de ellas estaba ya muerta y la otra presentaba traumatismo craneoencefálico y numerosos politraumatismos en las piernas, por lo que debió ser inmediatamente llevada a un hospital.

En principio se especuló que los dos cuerpos hallados eran de los novios, puesto las familias dieron por roto el compromiso después de la pelea y la pareja, de unos 20 años, se habrían dado a la fuga. Finalmente, se constató que se trataba de dos invitadas a la celebración.

El lunes en horas de la noche la Guardia Civil encontró otro cadáver, esta vez el de un varón, que se encontraba semioculto entre la maleza, a pocos metros de donde habían sido halladas las dos mujeres.

La Policía Municipal y la Guardia Civil investigan el hecho, mientras que el Ayuntamiento de El Álamo solicitó refuerzos de las fuerzas de seguridad, incluidos los Grupos de Reserva y Seguridad (GRS), para prevenir posibles venganzas entre las dos familias.

Fuente: Crónica