Un turista italiano muró el viernes tras ser atacado por un tiburón en la isla de San Andrés, en Colombia.

El animal apareció mientras el hombre estaba en el mar y le mordió la pierna. Murió en el hospital por la pérdida de sangre.

Según informaron los medios locales, el hombre se vio rodeado por varios de estos animales cuando se bañaba en una zona rocosa de acantilados conocida como “La Piscinita”. En ese momento uno le mordió la pierna derecha a la altura del muslo y le causó una herida fatal.

Si bien consiguió escapar en un primer momento y llegó al hospital con signos vitales, finalmente murió a causa de la gran cantidad de sangre perdida.

“Los tiburones no le daban oportunidad de que nadara, él trataba de espantarlos con la mano, pero cada vez que hacía esto lo mordían”, relató un testigo al canal local TeleIslas, aunque sin aclarar la cantidad de animales que había en el agua.

Ya gravemente herido, el hombre de 56 años, identificado como Roseto Degli Abruzzi, fue asistido por varias personas a salir del mar. De inmediato lo trasladaron al Hospital Departamental de San Andrés, al que llegó inconsciente. Los médicos no pudieron reanimarlo.

“Al parecer tuvo una pérdida de volumen sanguíneo en la zona en donde tuvo el accidente”, dijo a Caracol Radio Erika Palacios, Subgerente Científica del centro de salud.

En este contexto, en las redes sociales circularon imágenes en las que se puede ver a dos tiburones tigre en aguas poco profundas del sur de San Andrés, cerca a la playa en donde estaba nadando el turista.

Un portavoz de la Gobernación de San Andrés asegura que este tipo de ataques no son nada frecuentes. La zona cuenta con sus aguas cristalinas como uno de sus principales atractivos de cara a los turistas.

“Se trata de dos tiburones tigre (Galeocerdo cuvier) de gran tamaño, cuya identificación fue confirmada por expertos a nivel nacional. Esta es una de las especies con gran distribución en los países del Gran Caribe que suele permanecer en aguas profundas durante el día y se alimentan en aguas someras durante la noche”, explicaron las autoridades locales en un comunicado tras el trágico accidente.

“Existen reportes de esta especie en todo el archipiélago. Sin embargo, es poco frecuente verlos durante el día”, agregaron. Por lo ocurrido, sin embaro, se recomendó a los turistas no ingresar durante estos días al mar.