Una ex azafata australiana que fue condenada por tener sexo con un chico de 15 años fue liberada tras pasar solo una semana tras las rejas, luego un acuerdo judicial y el pago de una fianza.

Melissa Nosti, quien actualmente tiene 33 años, fue condenada por los hechos ocurridos hace una década, cuando trabajaba en una escuela como oficial de asistencia.

Nosti se declaró culpable por cargos no detallados por la prensa local y fue condenada a 18 meses de cárcel, así como un período de seis meses de libertad condicional.

No obstante, a la semana salió de la cárcel. Según explicó el Daily Telegraph, su abogada presentó con éxito un recurso de fianza, con el argumento que tenía un “bajo riesgo” de reincidencia y que había conseguido un empleo.

La mujer no podrá ponerse en contacto con la víctima y tiene totalmente prohibido estar en compañía de menores de 16 años, ni establecer relaciones con otros menores.

El caso se conoce justo cuando el país está conmocionado por la niña australiana de origen indígena de 11 años quien, víctima de un abuso sexual, decidió quitarse la vida luego de que su presunto violador fuera puesto en libertad.