Un grupo de venezolanos que se encontraba en Argentina retornó ayer a su país en un vuelo financiado por el gobierno de Nicolás Maduro como parte de un plan para repatriar connacionales que huyeron de la crisis. Los 86 venezolanos arribaron en la madrugada al aeropuerto internacional Simón Bolívar de Maiquetía, informó en su cuenta de Twitter la cancillería.

 

El arribo del grupo coincide con una visita que realiza a Colombia el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, para evaluar con las autoridades colombianas la crisis migratoria venezolana.

 

En las últimas dos semanas el gobierno venezolano envió cuatro vuelos a Perú, Ecuador y ahora Argentina para recoger a casi 400 migrantes que decidieron retornar al país.

 

Maduro activó este mes un puente aéreo como parte del plan estatal "Vuelta a la patria" para atender a los migrantes. Al cuestionar las informaciones sobre las masivas migraciones de venezolanos, el gobernante afirmó esta semana que todo responde a una campaña que busca justificar la "intervención de Venezuela por la vía militar, política".

 

Más de 1,6 millón de venezolanos han salido de su país desde inicios de 2015 y 90% de ellos se han quedado en Sudamérica, según cifras de Naciones Unidas.

 

Maduro dijo recientemente que no pasan de 600.000 los venezolanos que han salido en los últimos dos años y que más del 90% están arrepentidos.

 

Las migraciones se dan en el contexto de una compleja crisis económica y social causada por una hiperinflación -que según el Fondo Monetario Internacional llegaría a un millón por ciento anual este año-, la escasez de bienes básicos y una severa recesión económica.

 

Maduro afirmó además que quienes deciden abandonar el país en medio de la severa crisis económica lo hacen con el bolsillo "lleno de dólares" y seducidos por ofertas engañosas que forman parte de una campaña internacional contra su Gobierno.

 

"Una característica de la emigración venezolana es que sale del país con el bolsillo lleno de dólares, lo mínimo que llevan es 5.000 dólares. Eso es platica, ¿oyó? Venden una moto, venden un carro, y algunos han vendido hasta el apartamento", dijo el mandatario en un acto con jóvenes chavistas.

 

El Presidente venezolano aseguró que a través de redes sociales como Facebook, Twitter e Instagram los venezolanos reciben mensajes que forman parte de una campaña que busca "imponer una crisis humanitaria de migración" para "justificar la intervención de Venezuela por la vía militar y política".