El gobierno chino anunció este domingo que ya no quedan pacientes de coronavirus ( Orthocoronavirinae) internados en hospitales de Wuhan, la ciudad donde nació el virus, la enfermedad que luego se extendió como pandemia en el mundo entero.

El vocero de la Comisión Nacional de Sanidad, Mi Feng, hizo el anuncio ante la prensa estatal china y no dio detalles sobre cuál es el estado de las últimas 12 personas infectadas que había reportado el día anterior, según la agencia de noticias EFE.

Dado que no se reportaron nuevas muertes, podrían haber sido dados de alta o cursan la enfermedad en sus casas, con síntomas leves y sin necesidad de una internación.


El último paciente grave que registraron las autoridades sanitarias chinas en Wuhan fue el viernes pasado. Él es uno de los 12 infectados que quedaban internados hasta el último sábado.

La ciudad china donde surgió el primer brote, en octubre pasado, alcanzó 14 días sin registrar ninguna muerte y hoy se suma el hito de no tener ningún infectado internado.

En total, la ciudad que en los últimos días de 2019 era el epicentro de la epidemia sufrió 3.869 muertes y más de 50.300 casos confirmados de covid-19.

A pesar de los últimos resultados de los test, la pandemia no fue superada en toda China.

Hoy, el principal brote se concentra en la provincia nororiental de Heilongjiang, fronteriza con Rusia. Recientemente el país asiático cerró el paso fronterizo allí, luego de registrar el ingreso al país de varios ciudadanos chinos infectados.

Desde que China aplacó la curva de contagios por trasmisión local, el foco está en la importación de casos, especialmente de ciudadanos y residentes que vuelven del exterior infectados.

El sábado, el país registró 11 nuevos casos de infectados en el territorio, cinco de ellos provenientes de Heilongjiang.

En total, de los 82.827 contagiados que tuvo desde octubre, de 2019, hoy solo 801 personas cursan activamente la enfermedad, 51 de ellos en estado grave.