Daniel Angelici rompió el silencio. Luego de que ayer se publicaran las escuchas en las que le pide a Luis Segura, por aquel entonces presidente de la AFA, que el árbitro Germán Delfino "se equivoque lo menos posible" en la previa del duelo ante Vélez, y el otro audio en la que aparece pidiéndole favores a Fernando Mitjans, presidente del Tribunal de Disciplina de AFA, el presidente de Boca justificó sus llamadas y dio a entender que se publicaron para perjudicarlo.

 

 

"Nada es casualidad, todo tiene causalidad. Esas escuchas tienen más de dos años No es casualidad que salgan ahora, hay muchos intereses en el fútbol argentino. Cuando uno llega a una final, todos se preocupan para ver quién es el árbitro. No me arrepiento de defender los intereses de Boca, si veo que los arbitrajes nos perjudican, volvería a llamar", remarcó.

"Yo sé de dónde salieron los audios, los conocía desde hace dos años. El periodista Gustavo Grabia también los conocía", apuntó.

A su vez, justificó: "El contexto del llamado a Luis Segura era luego de varios arbitrajes que sentíamos que veníamos siendo perjudicados. Nunca quiero que me favorezcan, lo que no quiero es que me perjudiquen".

 

Cuando fue consultado por la relación con el presidente Mauricio Macri, aclaró: "Con Macri nos conocemos hace muchos años, sabe de la persona que soy, no creo que esto afecte la relación". Y agregó: "Pareciera que hoy hacer escuchas da todo lo mismo, sean legales o ilegales, no está bien".

 

Fuente: La Nación