En Boca hay una obsesión indiscutible: la Copa Libertadores de América. Por eso nadie se conforma con el gran presente del equipo y su presidente, Daniel Angelici, viajará esta noche a China junto a su familia para descansar y aprovechará para tentar a Carlos Tevez. 

 

El Apache está incómodo en Shanghai Shenhua, donde juega poco, no rinde como se espera y la gente ya no le tiene paciencia. Por eso, su salida no sería mal vista por el equipo chino. Sin embargo, el factor económico no es un tema menor. 

 

El presidente xeneize usará su estadía en Shanghai para buscar consensuar una salida de cara a 2018, siendo que la fecha límite para cerrar la negociación es el 30 de noviembre. Así, los plazos se acortan y crece la necesidad de agilizar el regreso para su tercera etapa en el club.