No encandila. No brilla pero rinde. Lejos de ser una versión de lujo, Sportivo Arbol Verde es un utilitario confiable que siempre llega. Que a su ritmo va y va, sin que le sobren revoluciones, lujos y prestaciones. Así, el Verdolaga suma y suma.

Ya es puntero cómodo de la Zona 1 después de vencer por 1-0 a Atlético Marquesado por la cuarta fecha de la Zona 1 del Torneo Federal C y está a un paso de la clasificación. Todo eso, sin sumarle además que es invicto de la zona y que en su cancha, en el Barrio Cabot, tiene rendimiento ideal con dos jugados y dos ganados, mientras que como visitante salió dos veces y en las dos ocasiones no lo pudieron derrotar y ni siquiera hacerle un gol. Mucho, para un equipo humilde, austero.

Demasiado para un plantel corto, con muchos nombres de la cantera Verdolaga pero con el mismo amor propio de toda su historia.
Este sábado, su víctima fue el interesante equipo de Marquesado que lejos de ir a defenderse, buscó todo el partido pero chocó primero con la solidez defensiva de Arbol Verde y luego, en desventaja, nu pudo recuperarse del gol de Paulo Oballes cuando recién había comenzado el segundo tiempo.

En el comienzo mismo del partido fue todo golpe por golpe. Arbol Verde presionó de movida y a los 3’ ya amenazó con un cabezazo de Elias Oballes que se fue apenas desviado. A los 13’, su hermano Paulo desperdició una llegada profunda pero la respuesta de Marquesado llegó a los 16’ con una tapada de Tejada sobre Walter Olivares.

Era entretenido el trámite y en ese ida y vuelta otra vez Elias Oballes la tuvo pero remató por encima del travesaño. Los del Oeste tuvieron su opción más clara cuando a los 36’ Walter Olivares midió el remate al ángulo derecho pero la estirada de Kevin Tejada ahogó el gol. Fue intenso y entretenido ese primer tiempo.

En el complemento, el que supo golpear primero fue Arbol Verde que en un corner que peinó Diego Riveros en el primer palo, le quedó la pelota a Paulo Oballes y el delantero no perdonó. Era el 1-0 merecido y trabajado después porque Marquesado se soltó decididamente al ataque, incluso desprotegiéndose atrás y ahí salió a la luz la versión más utilitaria de un Arbol Verde que se puso el overol para sostener el resultado.

Pudo haberlo liquidado en un par de contras pero Marquesado lo apretó en el tramo final y ahí si, los de Piozzi transpiraron la camiseta como le gusta a su gente para ir forjando una victoria más. Marquesado fue por inercia. Arbol Verde lo trabajó a su ritmo y dejando todo. Sin lujos, sin brillo pero con la solidez y la confiabilidad del que siempre llega a destino.

 

Protagonistas


Paulo Oballes - Arbol Verde

‘Por fin se me dio el gol. Lo venía buscando en todos los partidos pero no tuve suerte. Se dio en un partido fundamental para nosotros porque nos encamina a la clasificación y demuestra que estamos en el camino correcto.