Argentina no tiene consuelo. La alegría es sólo de Brasil. Es que en una dramática final de la 12da edición de la Copa América, en San Juan, el que festejó fue el conjunto brasileño que en tiempo suplementario venció por 4-2 a Argentina para reconquistar la corona continental y llegar a su décimo título.

La sorpresa fue factor determinante en el inicio de la misma final para Argentina porque después de un comienzo en el que Brasil monopolizó la pelota, la selección de Giustozzi lastimó en la primera que tuvo a fondo cuando Rescia sorprendió con su adelantamiento y definió con enorme categoría.

Primera llegada, primer gol. Contundencia total. Una ventaja que en un partido de tanta categoría sirve mucho porque obligó a Brasil a abrirse más, a arriesgar y con esos espacios, Argentina podía liquidar. Lo tuvo en un par de ocasiones pero el arquero Thiago Rocha respondió con su enorme calidad. Invencible. Brasil propuso, fue pero chocó en esos primeros 20’ contra Sarmiento que le sacó un remate impresionante a Nené. Así se fue la primera parte, con la mínima ventaja del lado argentino.

En el complemento, se abrió más la final. Antes de los 10’ fue de ida y vuelta con tapadas sensacionales de los dos arqueros. Hasta que Borruto definió una contra sensacional manejada por Constantino Vaporaki. Argentina estaba 2-0 arriba y parecía definido.

Pero claro, Brasil es Brasil y con la apuesta del técnico Paulo César de arriesgar con 5 jugadores de campo, descontó rápido con Lino para ponerse 1-2 y a muy poco del final, llegó el empate brasileño con Felipe. Sobrevino el dramatismo del alargue, donde todo podía suceder. En los primeros 5’ del suplementario, Argentina sintió el rigor del partido y Brasil pareció más entero. Incluso Sarmiento salvó un remate a quemarropa de Daniel Ferreira que pudo ser gol.

Y pasó lo que tenía que pasar cuando Stazzone se equivocó y Marcel puso el 3-2 para Brasil que desmoronaba todo lo que parecía ya conseguido. Porque de estar 0-2 abajo, los brasileños pasaron a estar 3-2 arriba y para colmo faltando 8 segundos, Arthur sentenció casi todo al poner el 4-2. No hubo milagro en los últimos 5’. Argentina apostó lo que le quedaba pero no le alcanzó.


Las claves


Ajedrez

La final de la Copa América tenía que ser lo que prometía: un partido de ajedrez prácticamente. Pieza por pieza, movimiento por movimiento. Todo muy parejo.

Reacción

Brasil fue merecido campeón al demostrar toda su personalidad para remontar una doble desventaja contra el campeón del mundo.


Amargura

Argentina se quedó con las ganas por pequeños detalles que en este nivel se pagan con derrota. Era final ganada pero se durmió y lo acostaron.

 

NUEVO CAMPEÓN


Brasil volvió a conquistar América

El triunfo de Brasil 4-2, en el alargue, sobre Argentina, no hizo más que darle nuevamente el título continental a la selección más ganadora de la Copa América, ya que con la conseguida anoche sumó diez en su historial (1992, 1995, 1996, 1997, 1998, 1999, 2000, 2008, 2011, 2017), contra las dos que cuenta Argentina (2003 y 2015).

La Albiceleste estuvo muy cerca de retener la consagración que obtuvo dos años atrás al ganarla en Ecuador (superó en la final a Paraguay 4-1).

Mientras que Brasil volvió a conquistar América luego de esperar seis años, ya que su último título de Copa América fue el 2011 cuando se disputó en Buenos Aires y en la final, igual que anoche, venció a Argentina.