No pudo. Jonathan Barros lo intentó ante el galés, pero Lee Selby fue superior y su experiencia también fue clave para retener la corona de la categoría por tercera vez en su carrera.

 

El mendocino Jonathan Barros fracasó en su intento de conquistar el título mundial pluma de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) al perder ayer claramente con el campeón, el galés Lee Selby, por puntos en fallo unánime en un combate celebrado en el Wembley Arena de Londres, Inglaterra.


Los fallos del jurado marcaron una diferencia notoria y merecida en favor del monarca: dos fueron 117-110 y la restante 119-108. Tras cuatro asaltos desfavorables pero sin golpes destacados, Barros (57,152 kilos) logró establecer cierta paridad en la pelea en el quinto round, cuando Selby (56,900) sufrió un corte en el arco superciliar derecho en un cruce de cabezas.


Sin embargo, y a pesar de los intentos del mendocino, el galés impidió que el corte condicionara su depurado estilo, fue manejando con tranquilidad la ventaja en las tarjetas.-


A su vez, estuvo a punto de imponerse por nocaut en la última vuelta (tiró a la lona una vez a Barros) y no tuvo inconvenientes para garantizarse la victoria en la que resultó así su tercera defensa del título.
Barros había ganado el derecho de acceder a esta pelea al derrotar en Tokio, Japón, en un fallo mayoritario y en buena actuación, al local Satoshi Hosono, el 3 de octubre pasado, cuando quedó 1 en la FIB

Polémica

El combate entre Barros y Selby estaba previsto para enero pasado en Las Vegas, pero horas antes de la pelea la Comisión Atlética de Nevada informó la suspensión ya que los exámenes de sangre que le hicieron al mendocino dieron positivo de hepatitis C. Días después la contraprueba dio negativa.