En el partido con el que se inauguró el estadio del Bicentenario, en el que el seleccionado argentino ganó por 4-1 el técnico de la albiceleste, Sergio Batista, estuvo activo y no pudo realizar todos los cambios como quería, debido a la lesión del equipo de Godoy Cruz, Rojas.

Batista no tuvo mucho porque preocuparse ya que el equipo caribeño no causó mucho daño en el equipo argentino y cuando estuvo algo activo, el conjunto local pudo neutralizarlo a tiempo.

Luego del gol de Cristian Chávez, el equipo argentino siguió manejando el balón, pero por alguna desinteligencia en el fondo, los bolivarianos lograron empatar el partido sin generar mucho. Desde ese momento, Batista mandó a calentar a todos los jugadores que estaban en el banco de suplentes. "No son flaquezas las que pasó el equipo en el fondo en el primer tiempo, precisamente el gol. Ellos llegaron una vez y nos convirtieron, después llegaron con más continuidad, pero hasta antes del gol, no habían llegado', dijo el DT de la selección.

Pero inmediatamente, el equipo argentino llegó al 2-1 y eso le dio tranquilidad nuevamente a Batista, que se puso de pie para dar indicaciones.

En otro de los momentos que se lo vio activo al técnico de la selección nacional fue cuando el jugador de Godoy Cruz Ariel Rojas, quién tendría un desgarro, lo siguió por unos minutos y se interesó por el jugador. Tuvo que ingresar un cambio de imprevisto. Pero en el segundo tiempo, todo fue dominio del local e ingresó los cambios como lo tenía planeado, tres desde el inicio del complemento.