Boca Juniors perdió por 5 a 3 en definición por tiros de penal el denominado "Duelo de Gigantes" ante Chivas de Guadalajara, el equipo mexicano dirigido por Matías Almeyda, luego de empatar 1 a 1 en los 90 minutos regulares.
 

De esta manera, los mexicanos se quedaron en su estadio con la "Copa de Gigantes" en un partido que tuvo como novedad su visualización, ya que al no televisarse, solamente los aficionados pudieron acceder a observarlo por streaming, para lo que debían abonar cinco dólares.
 

 

La nueva propuesta de Guillermo Barros Schelotto, con más tenencia de pelota y menos verticalidad en el juego, le dio resultados positivos en el primer tiempo, ya que no corrió riesgo defensivos salvo por un remate de Angel Zaldívar que pasó muy cerca del arco defendido por Axel Werner.
 

Y cuando el local se agrandaba, pegó Boca: gran pase Gago, por encima de la defensa local y Walter Bou, habilitado, tocó con la derecha, en el aire, para el 1-0. Poco le duró el festejo. Un centro de rastrón, mal despeje de Vergini y derechazo bajo de Pulido para vencer a Werner y poner el 1-1. Después hubo un mano a mano que no pudo convertir Pavón y los penales definieron la Copa en juego para los locales.