Otro traspié. Marcos Benítez ya marcó para darle el triunfo a Independiente, que está tercero en la tabla. Boca dejó seis puntos en el camino tras dos derrotas consecutivas y ahora sólo lidera por cuatro unidades de ventaja.

 

 

Esta vez a Boca le tocó estar del otro lado de la polémica, es decir, sufrir con el árbitro por un fallo complicado. Igual, Independiente fue superior al líder de la Superliga, Boca Juniors, lo venció por 1 a 0 en el estadio Libertadores de América en el cierre del segmento dominical de la 23ra. fecha y alcanzó el tercer lugar de las posiciones que lo afirma en zona de clasificación a la Copa Libertadores 2019.

De esta manera Boca acumuló su segunda derrota consecutiva tras la anterior por 2-1 como local de Defensa y Justicia, por lo que ahora solamente aventaja por cuatro puntos al segundo, Godoy Cruz, de Mendoza, cuando quedan 12 unidades en juego para el final del campeonato.

El "Rojo", en tanto, es tercero con la misma cantidad de puntos (42) que San Lorenzo pero mejor diferencia de gol, seguidos por Talleres, de Córdoba (41), hasta ahí los cinco que se están clasificando para la Libertadores del año próximo.

Boca mantiene las 50 unidades y los mendocinos, 46.

El final dejó la polémica de una jugada en la que pudo haber existido una mano de Gonzalo Verón, en tiempo de descuento, que podría haber derivado en un penal para Boca, pero el árbitro Ariel Penel no la sancionó y además expulsó al capitán boquense Pablo Pérez por protestar, tras mostrarle la segunda tarjeta amarilla.

Anteriormente el juez del encuentro también le había denegado a Independiente dos acciones de similares características, por presuntas manos en el área boquense, una de ellas justamente de Pablo Pérez en el piso.

Holan envió a Verón sobre Pablo Pérez para que desde sus pies no empezara a generarse el fútbol de Boca, y el ex Sportivo Italiano se desdobló en la doble función de marcar y atacar, hasta convertirse en una de las figuras de la cancha.

Independiente jugó como siempre, con posesión, dinámica y una línea de juego definida. Boca, en tanto, nunca se supo, porque aparentó dejarle la pelota al local para salir de contra pero sin un lanzador efectivo para esos menesteres.

 

Boca tendrá descanso esta semana en la Libertadores. Jugará el 25 ante Palmeiras.


Con esas características arrancó el segundo período, hasta que un ex Boca como Juan Sánchez Miño, reemplazante de Bustos, se lanzó por izquierda y le entregó una magistral asistencia a Martín Benítez para que abriera el marcador.

Independiente dispuso de oportunidades para liquidar el pleito en un par de oportunidades, primero con el ex Boca Emmanuel Gigliotti y posteriormente con Leandro Fernández.

Pero como falló, debió sufrir hasta el final para que su multitudinaria parcialidad celebrara más allá de esa polémica jugada que se produjo en el segundo minuto de descuento, muy lejos en el tiempo de las dos que existieron en el área de enfrente. Según mostró después la televisión, la mano de Verón tras el cabezazo de Nahitán Nández aparentemente no fue cobrado por el juez pues o no la vio o entendió que fue intencional.

 


Claves

 

  • Estrategias

En Avellaneda se vivió un duelo de tácticas entre Ariel Holan y Guillermo Barros Schelotto. En ese campo, salió airoso el DT del Rojo con su propuesta más incisiva y que le dio como consecuencia la victoria.

 

  • Friccionado

La pierna fuerte resultó un denominador común durante todo el partido. De hecho, varios jugadores terminaron con molestias físicas. Se vivió un cruce intenso, con un estadio repleto que le dio el mejor contexto.

 

  • Apático

El puntero de la Superliga transita su peor momento en el torneo, justo cuando perdió por lesión a su máxima figura, Carlos Tevez, y debe acelerar en la recta final de la definición. Igual, tiene cuatro puntos de diferencia.