Figura. Becker ganó seis torneos Grand Slam y llegó a ser el número 1 del ranking de la ATP en 1991; hoy quiere saldar su deuda.

 

Boris Becker, el ex tenista número uno del mundo, puso a la venta sus objetos más preciados para poder saldar la deuda que mantiene con el tribunal de Londres, que lo declaró insolvente por una disputa por una deuda de 3,3 millones de dólares. El alemán, cuyas ganancias durante su carrera fueron calculadas en casi 118 millones de dólares, tuvo tal nivel de gastos y lujos, que terminaron con una deuda de 4,4 millones de dólares, lo que lo llevó a declararse en bancarrota en junio del año pasado.

El alemán, que supo ser el mejor tenista de su época, hoy está trabajando junto a una casa de remates británica para poder recaudar el dinero necesario para salir de la crisis. En total, serán 81 objetos los que estarán a disposición, entre los que estarán disponibles relojes, medallas, indumentaria y raquetas que el tenista utilizó durante su carrera profesional. El Renshaw Trophy es el objeto de mayor valor que Becker tiene a la venta. Este lo recibió en reconocimiento por sus triunfos en Wimbledon y tiene un precio inicial de 11.740 dólares. Sus zapatillas firmadas, que usó en la final del Abierto de Australia de 1996, tienen un valor 676 dólares.