Buenos Aires no será candidata a sede de los Juegos Panamericanos 2023 y apuntará a la organización de la edición 2027, luego de una decisión consensuada entre el gobierno nacional, las autoridades de la ciudad y el Comité Olímpico Argentino (COA).



La decisión fue anunciada a nueve días de vencerse el plazo para oficializar la candidatura ante la Organización Deportiva Panamericana (Odepa) y después de haber presentado a fines de enero pasado las tres cartas de intención para su realización.



Por esa razón, el flamante presidente del Ente Nacional de Alto Rendimiento Deportivo (Enard) admitió que la dirigencia nacional "se siente más cómoda" aplazando el proyecto cuatro años para aprovechar "la sinergia" provocada por la organización de otros eventos como los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018 y, acaso, el Mundial de Rugby 2027 para el que Argentina ya tiene su candidatura presentada.



"Es una decisión conservadora y prudente de la que nos convencimos una vez realizados todos los estudios sobre la viabilidad de ser sede de los Juegos Panamericanos en 2023. La tomamos con realismo y mucha cabeza, de manera absolutamente consensuada con el gobierno nacional y la Ciudad", razonó Werthein.



Argentina le había enviado a la Odepa tres cartas de interés para organizar los Panamericanos, firmadas por el presidente Mauricio Macri, el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y el propio Werthein, quien rechazó la idea que esta decisión postergue las esperanzas de organizar por primera vez unos Juegos Olímpicos en el país.

 



"Eso dependerá de cómo sea el proceso de asignación de los dos próximos Juegos, en 2024 y 2028, como también del éxito organizativo de los Juegos Olímpicos de la Juventud el año que viene", advirtió.



De cara al objetivo de recibir los Panamericanos, el presidente del COA aclaró que Buenos Aires podrá usar parte de la infraestructura de los Juegos de la Juventud pero no la Villa Panamericana que se está construyendo en el barrio porteño de Villa Soldati, porque una vez terminada esa competencia en octubre de 2018, sus departamentos serán asignado a un plan de vivienda social con créditos blandos.



"Son objetivos que ya se había impuesto la ciudad. Además, esa villa podrá alojar a unos 6.000 deportistas y en un Panamericano el promedio de concurrencia es de 10.000 atletas. Lo que sí podrá utilizarse de un Juego a otro será el Parque Olímpico completo, el Parque Verde de Palermo, el Parque Tecnológico en Tecnópolis y quizás un sector de Puerto Madero, donde se realizarán competencias náuticas", precisó.



La eventual construcción de una nueva villa olímpica para los Panamericanos 2027 demandaría la inversión de 320 millones de dólares y se realizaría en terrenos contiguos a la obra que actualmente se lleva a cabo para los Juegos de la Juventud.



"Decidimos no presentar la candidatura porque después de analizar cuáles eran las sinergias que podíamos generar entre la estructuras de costos de un Juego y otro, nos dimos cuenta que no eran tan grandes y que debíamos volver a incurrir en una gran inversión para la villa olímpica, los gastos operativos y organizativos y también de cuestiones de infraestructura", ratificó el ministro de Modernización, Innovación y Tecnología de la Ciudad, Andy Freire.

 



"La villa olímpica de los Juegos de la Juventud la vamos a asignar en 2019 como vivienda para la gente de la zona sur de la ciudad con créditos blandos, con lo cual debíamos construir otra nueva, y queremos usar esos recursos para otras cosas como la integración de las villa a la ciudad", justificó.



Descartada la candidatura de Buenos Aires, Santiago de Chile quedó como la única aspirante a los Panamericanos 2023, aunque su asignación quedará formalizada después de una votación que se realizará durante reunión en Lima, Perú, en octubre próximo.

 

Fuente: Télam