Mil cien son los kilómetros que dividen Buenos Aires con Mendoza, casi la misma cantidad de policías cuyanos que estarán afectados al recibimiento como al seguimiento de los barras que amenazan definir liderazgos en La Doce xeneize, un hecho que asegura temores cuando podría haber ilusión de festejos por una posible coronación de Boca luego de tres años de abstinencia, en el partido ante Godoy Cruz el domingo, desde las 19.

‘Con las manos, con palos o con tiros‘ anunció un grupo de barras que responden a Rafael Di Zeo el desafío a la gente de Mauro Martín, quien detenta hoy el dominio tribunero oficial, cuando la policía los paró en Villa Lugano, a unas pocas cuadras de donde creció el Rafa, impidiéndoles seguir rumbo a La Bombonera para el choque con Racing. Serán 1.100 kilómetros de tensión para las camineras y Gendarmería, que agregarán un buen número de personal afectado al paso de los micros a Mendoza, como ocurre cada vez que los barras transitan entre ciudades.

También lo será para los trabajadores de los peajes, donde los ómnibus suelen detenerse y donde ya hubo, años atrás, en General Lagos un enfrentamiento que involucró a Martín. Serán cinco las provincias en alerta por el paso de los muchachos. Fue en otra ruta del sur de Santa Fe, ahora es en la cuestionada y peligrosa ruta 7, esa que días atrás terminó con las vidas de un grupo de purretes de Banderaló que tenían mucho por vivir y que con su amor puro por el fútbol volvían de probarse en un club de Buenos Aires hasta que el acoplado de un camión se le cruzó cerca de Chacabuco. Los efectivos mendocinos comenzarán a actuar en el Arco Desaguadero, donde la provincia da la bella bienvenida a quienes llegan desde el este.

Ese límite interprovincial fue escenario sangriento de barras de Boca, cuando el ya fallecido José ‘El Abuelo‘ Barrita comandaba la pesada. En el operativo habrá cerca de mil y unos 700 estarán en el estadio Malvinas Argentinas y sus alrededores para controlar a los 15 mil boquenses y también a los hinchas de Godoy Cruz. Boca no tiene la seguridad de que saldrá el domingo campeón pero puede serlo si es que el xeneize gana y Racing, Tigre, Vélez, Colón y Unión no suman de a tres.

Al fin y al cabo una victoria boquense no le dará el título pero preparará el terreno para las celebraciones una semana después en La Bombonera. Puede no haber seguridad sobre festejos, pero sí hay sobrados temores por lo que puede ocurrir.