El viernes 1 de diciembre, Colón descendió oficialmente a la Primera B Nacional, al caer en el desempate ante Gimnasia de La Plata, con gol de Nicolás Colazo. En el estadio de Newell's, el Sabalero se transformó en el segundo descendido, y es junto a Arsenal de Sarandí, los dos equipos que disputarán la próxima temporada en la segunda categoría del fútbol argentino.

El conjunto santafesino, del cual Israel Damonte presentó su renuncia post descenso, condenó su categoría en Primera División al ser el segundo peor equipo en la tabla general. El Sabalero sumó 45 puntos entre la Liga Profesional del 2022 y la Copa de la Liga 2023, y tuvo que disputar un partido desempate ante Gimnasia para definir quién era el segundo descendido.

Ahora, a 4 días de la definición que condenó a Colón a la B Nacional, el equipo santafesino presentó formalmente la petición de nulidad del descenso. El descargo lo hizo mediante la mesa de entrada en AFA, con tiempo y forma por la presesentación de Ariel Reck, abogado especialista en derecho deportivo.

Lo cierto es que, según informó el medio “Por Minutos” vía Instagram, el motivo radica en que el Sabalero esgrime que la anulación del segundo descenso por promedios no corresponde y, ante la suspensión desde la AFA de uno de éstos por tabla general, deben suspender el otro.