Empezó el cuarto ciclo técnico en la misma temporada en Sportivo Desamparados. Desde ayer, el nuevo cuerpo técnico que integran Daniel Garay, Luis Recúpero, Marcelo Castro y Toti Fernández se puso al frente del plantel puyutano tras la desvinculación de Alberto Naveda, precipitada tras la derrota en Villa María. Con mucha insistencia en recuperar la confianza, en absorber la presión y en tratar de barajar y dar de nuevo, Garay y Recúpero charlaron mucho con los jugadores recordándoles que la chance de clasificación depende absolutamente de Sportivo Desamparados. Además, les remarcaron que a lo largo de toda esta temporada, Sportivo fue uno de los equipos de mejor rendimiento defensivo y que no fue casualidad.

Daniel Garay, un hombre profundamente identificado con Desamparados y una labor que pasó desde la escuelita de fútbol hasta dirigir todas las inferiores, fue muy sencillo al hablar de los objetivos de este interinato: "Después de perder en Villa María, sabíamos que no había demasiado margen para la continuidad de Naveda y cuando se decidió cambiar el rumbo, nosotros lo asumimos con la misma vocación de trabajo que siempre sostuvimos cuando se trata de Sportivo Desamparados. Nos pusimos a las órdenes del presidente y ahora estamos metidos en la preparación de un partido clave como el del domingo. Ganando es clasificación a la Fase Final pero si no se diera, la historia continúa para jugar en la fase de reválida. Eso lo tenemos claro porque no solamente este es el único partido. Esto seguirá y queremos estar preparados\'.

Después de la extensa charla que mantuvieron con el plantel, el técnico Daniel Garay no ocultó lo que se dijeron: "Insistimos en que los muchachos recuperen la confianza. Ellos se ganaron esta posibilidad de estar a un paso de la clasificación y lógicamente están dolidos porque hace tres fechas que se les viene negando. Les remarcamos que están muy cerca, que depende de ellos y que volviendo a tener la confianza que antes tuvieron, todo es posible. No fuimos mucho más allá en lo táctico ni en lo estratégico. Eso viene ahora en adelante".

Apuntando a lo táctico, al perfil que quiere para Desamparados, Garay fue contundente: "Nos vamos a respaldar en el funcionamiento defensivo que tenía con Tempesta, respetando el formato de dos líneas de cuatro y dos puntas pero buscando el compromiso para la recuperación y con la confianza necesaria para jugar. Con Naveda, el equipo generó mucho más, llegó más pero no acertó en la definición. Si logramos el equilibrio entre defensa y generación de juego, creo que podríamos tener a un Desamparados distinto. Esa es la idea. En cuanto a los nombres, no habrán demasiadas variantes porque nos moveremos con la base ya conocida de los 14 futbolistas que se venían utilizando en esta temporada".

En el final, Garay volvió a remarcar su principal misión: "Hay que recuperar la confianza. Eso es lo que Desamparados necesita. Lo desacomodaron algunos malos resultados que no mereció pero este equipo sabe lo que hace y lo demostrará. Se merece la clasificación largamente".