Roger Federer sigue paseándose invencible por el circuito: ahora eliminó a Juan Martín del Potro por 6-3 y 6-4 en una hora y 22 minutos por la tercera rueda del Abierto de Miami.

 

Del Potro, aún con sus limitaciones en el revés, batalló frente a las 14.000 personas que colmaron el estadio principal del Crandon Park pero Federer fue implacable con su renovada fórmula: un saque casi inquebrantable, una devolución instantánea y una agresividad que define el ritmo del partido.

 

En los primeros dos games del partido, Federer ganó con absoluta autoridad su servicio. Del Potro tuvo que pelear para levantar dos quiebres y cerró su game con dos voleas increíbles que entusiasmaron a los cientos de argentinos que ovacionaron a su ídolo como si fuera un partido argentino de Copa Davis.

 

La tendencia se mantuvo durante el primer parcial y el suizo quebró en el octavo juego para quedarse set inicial, aunque antes debió salvar cuatro break points del argentino.

 

El guión se repitió otra vez en el segundo set: Federer quebró en el quinto game y pese a que Del Potro esbozó una remontada, el ex número uno fue más preciso en los momentos decisivos.

 

Federer fue inalcanzable para el tandilense, que volvió a caer frente a un top 10: había perdido frente a Milos Raonic en Delray Beach y contra Novak Djokovic en Acapulco e Indian Wells. Después de jugar cuatro torneos consecutivos por primera vez desde su regreso en 2016, será hora para que Del Potro haga su balance del año.

 

Ahora Federer continuará con su camino en el Abierto de Miami frente a Roberto Bautista Agut, 18º en el ranking ATP, dando la misma sensación que sembró hasta ahora: que es invencible.