El 4-1 no marcó el presente de cada uno. Aunque no fue para nada mentiroso y Rafaela hizo todo para golear y San Martín todo para ser vapuleado. La falta de Andrés Alderete en el medio y un gol a los 2 minutos de iniciado el juego cambiaron el partido. Demasiado cuesta arriba. Perdió en todos los sectores y lo más importante, hay que levantarse rápido porque psicológicamente derrotas como estas te pueden condicionar y sacar del torneo.

1-SIN MEDIOCAMPO

Anoche quedó demostrado que el plantel Verdinegro no tiene un sustituto para Andrés Alderete. Ante Central fue clave y anoche su ausencia se notó más allá de toda la garra que puso Ezequiel Videla. Scatolaro se fue perdiendo ante la superioridad en cuanto a posesión de Rafaela y le tocaron la pelota con criterio dejándolos siempre mal parados para terminarla con una oportunidad clara de gol.

2-ARRIBA Y ABAJO

Todo va de la mano. Si los volantes no ganan en el medio, los de arriba no pueden crear y para los de abajo defender se hace prácticamente imposible. Messera tuvo escaso contacto con la pelota y los delanteros aparecieron a cuentagotas. Mientras que en el fondo brindó todos los espacios y se dejó llevar por delante para quedarse sin reacción ni marca.

3-LO QUE VIENE

La peor goleada del torneo para el Verdinegro en toda la temporada marcará un antes y un después seguramente. Ahora no habrá que recuperarse de la goleada, sino que el factor anímico y un replanteo de Franco son las primeras medidas que el DT deberá analizar. Porque aquello que dijo que este juego era para demostrar de qué estaban hecho, no dejó la mejor imagen.