El viaje relámpago desde Córdoba, donde estaba pasando las vacaciones junto a su novia, valió la pena. De hecho, desde hacía un mes venía pensando en la entrega del premio al Deportista del año de DIARIO DE CUYO que anoche tuvo su gala del 2011. Y en ella resultó el gran vencedor. Se trata de Emmanuel Mas que sumó 50 votos en la decisión final, muy lejos de los trece de su escolta, el boxeador Mauricio Muñoz. El lateral de San Martín que este año obtuvo el ascenso y que en Primera se destacó a tal punto que se habla de una futura venta al exterior. Emma, de 22 años, también se quedó con el premio al deportista más votado y la terna de Fútbol nacional.

La reunión del deporte local se dio en el Centro de Convenciones y contó con la presencia, entre otros, del gobernador, José Luis Gioja, el director de DIARIO DE CUYO, Francisco B. Montes, políticos nacionales, provinciales y dirigentes deportivos. Este año con la televisación en directo por los canales Telesol y el 13, además de las transmisiones radiales en Colón, Sarmiento y Antena Uno, en la noche donde Mas se llevó todo.

SU AÑO

El comienzo de año para Emmanuel fue bastante opuesto al presente con que lo termina. Es que, nuevamente, debió demostrar su fortalece mental al haber quedado relegado al banco por decisión del técnico de entonces de San Martín, Darío Franco, quien tenía como lateral izquierdo titular a Roberto Floris. La frase del presidente verdinegro, Jorge Miadosqui, antes de largar la campaña 2010-11 de que "Mas va a ser nuestro tres. Llegó su momento. Se lo ganó", quedaba en palabras pues el DT tenía otro pensamiento allá por febrero de este año. Una vez más debió agachar la cabeza, entrenar el doble para ganarse su lugar y esperar la ansiada oportunidad. Y finalmente el esfuerzo dio sus frutos y le llegó la chance. Fue el 6 de marzo, en el partido en Concepción, ante la CAI. El zurdo fue titular por primera vez en la campaña y nunca más salió. Ese bautismo fue ideal en lo personal pues marcó su primer gol de manera profesional, aunque casi no lo celebró porque representó el 2-2 agónico, en un momento complicado del equipo.

De ahí se fue haciendo dueño del puesto, incluso con la llegada a la conducción de Daniel Garnero un par de fechas más tarde. "Me siento bien. Uno siempre buscó tener continuidad y ahora la tengo. Pero esto es largo y falta mucho", tiró por ese momento. Sus proyecciones al ataque y la potencia lo llevaron a destacarse poco a poco. La firmeza en la marca lo convirtió en uno de los puntos salientes de ese equipo que logró el ascenso en La Plata ante Gimnasia aquel inolvidable 30 de junio. Fue el orgullo sanjuanino pues resultó el único jugador nacido en nuestra provincia que integró esa formación histórica. "Es el sueño de mi vida. No lo puede creer. Lo siento de forma especial porque también soy hincha. Esto es para todos los sanjuaninos", contó, llorando, en el camarín del Lobo el día más importante de su carrera, tal cual reconoció más de una vez.

La llegada a Primera con San Martín, club donde hizo todas las inferiores e ingresó en la Escuelita a los 6 años, lo encontró más maduro, con su reconocida capacidad física (suele ser el mejor en los test de resistencia) y con la seguridad de que arrancaría de titular. Ya en el estreno contra Tigre demostró que estaba para cosas grandes. De hecho Miadosqui se animó a decir tras su gran labor que "tenemos el tres de la selección Argentina". Emma prefirió ser un poco más cauto: "Lo mío es el sacrifico y dar lo mejor para el equipo". Justamente en el tercer partido en Primera en esta ocasión (NdR: Mas debutó con San Martín en la máxima categoría el 21 de junio del 2008 ante Newell's, cuando el Verdinegro ya estaba descendido), visitando a Estudiantes en La Plata, tuvo una actuación suya sobresaliente, incluido su segundo gol con esta camiseta. "Es el más importante de mi carrera. No tengo mucho para elegir, pero significó más que el de la CAI", destacó esa noche en el estadio Unico, donde hubo empresarios europeos que comenzaron a sondearlo para saber su situación contractual. Desde ahí se potenció el rumor que el Benfica de Portugal tenía puestos los ojos en él, algo que hoy por hoy es sólo un fuerte rumor.

Su tarea en el Apertura resultó más que regular. Fue uno de los tres jugadores de San Martín que disputó los 1.710 minutos del torneo. Cerró el año, igual que el equipo de Garnero, en alza y con la ilusión de lograr el objetivo de permanecer en Primera. En seis meses se sabrá si lo consigue. Desde anoche ya se sabe que Mas es el Emma de la gente...