Fuertes declaraciones del mandatario de Vélez contra el presidente de la Nación, quien dedicó algunas palabras para los dirigentes del fútbol argentino durante la conferencia que brindó en horas del mediodía. "Es un hijo de puta, un sinvergüenza", disaparó Raúl Gámez, muy exaltado. Durante la entrevista emitida en vivo por Radio Télam, el presidente del Fortín fue subiendo el tono cuando el tema AFA pasó a ser el eje de la cuestión. "Es muy grave lo que dijo sobre el fútbol, con una soberbia increíble al hablar de los dirigentes. Un cachivache total, una vergüenza me da... Y miren que lo voté y quiero que le vaya bien", sentenció el dirigente de la entidad de Liniers.

 

Sin pelos en la lengua, Gámez contradijo a los últimos informes publicados y afirmó que Vélez no le debe plata a la AFA, sino que es al revés. En tanto, se preguntó por qué la Junta Interventora no regularizó los derechos de televisación del fútbol nacional desde que tomaron las riendas de la asociación de la calle Viamonte.

 

Raúl Gámaez

 

"Que (Macri) deje el fútbol porque es una vergüenza la presión que está haciendo sobre los clubes para que seamos cada vez más pobres y sacarse el guste de que ganen plata los amigos de él, haciendo sociedades anónimas", añadió ofuscado un Gámez que hace algunos meses se había cruzado con Javier Medín, integrante de la comisión que preside la AFA hoy en día. "Pedante", "soberbio" y "basura" son otros de los calificativos con los que Gámez agredió verbalmente al jefe de Estado y concluyó: "Estoy fuera del sistema, no tengo la posibilidad de pelear contra ellos, hacen abuso del poder".

 

Esta mañana, en una conferencia de prensa realizada en Casa Rosada, el mandatario confirmó que no habrá más fondos públicos para el programa Fútbol para Todos. "Hace seis meses que los dirigentes lo tienen en claro. Nosotros no vamos a participar más. Espero que tengan en claro cómo van a seguir a partir de febrero", aseguró. La declaración sembró más dudas sobre el inicio de la actividad profesional de los campeonatos argentinos. Es que sin la plata de la TV y sin ofertas firmes de empresas de medios privados, parece poco probable que la pelota vuelva a rodar.