Tremendo. Así quedó el Citroen de Matías Milla tras el fuerte impacto al despistarse a 220 km/h durante las pruebas libres.


 

A más de 220 kilómetros por hora, Matías Milla pasó de largo en la Variante y pegó contra los muñecos de contención que amortiguaron un golpe directo contra el cerro. Pero fue tal el impacto, que por momentos hubo zozobra por el estado de salud del piloto. Es más, su equipo le hablaba por radio y no contestaba, lo que aumentó el miedo. El piloto fue atendido por el equipo médico y trasladado a un centro de salud y finalmente fue un susto pese a lo terrible del incidente. Eso sí, sufrió algunos lesiones pero no de gravedad.

El tremendo golpe fue durante las pruebas libres del Súper TC 2000 y el auto quedó totalmente destrozado. Luego, el piloto usó las redes sociales para contar lo sucedido y transmitir tranquilidad.

"Me quedé sin frenos a 220 km/h y por suerte estoy bien. Fue un duro golpe para nosotros; estoy dolido por mi auto. Por fin tenía un vehículo para defenderme en el Súper TC 2000, una lástima. Gracias colegas por parar en pista y darme fuerzas", dijo Milla.

 

Mal fin de semana. Otro que sufrió en El Zonda fue Martín Moggia. Se pegó el sábado, luego abandonó en la clasificatoria y ayer volvió a desertar.