Era una de las dudas de Luis Enrique para jugar como titular y, si bien salió a la cancha en el once inicial, apenas pudo disputar 9 minutos. Javier Mascherano dejó la cancha en la final de la Copa del Rey entre Barcelona y Alavés tras un fuerte choque en la cabeza con Llorente. El volante de la selección, que estaba jugando como lateral derecho, sufrió un profundo corte y fue reemplazado por André Gomes.

Los servicios médicos de Barcelona informaron que Masche sufrió una herida contusa frontal con conmoción en la cabeza que requirió sutura, según consignó el diario Sport. Además, por la caída, tuvo una lesión en la rodilla derecha, por lo cual le harán estudios y enciende una señal de alarma para saber si formará parte del plantel de la selección que afrontará los amistosos ante Brasil (9 de junio) y Singapur (13 de junio), que serán los primeros partidos de Jorge Sampaoli como técnico de la selección.