Buenos Aires, 1 de febrero.- Llegó a la conferencia de prensa muy sonriente, con la felicidad a cuestas; esa misma de saber que ya pasó lo peor y ahora es hora de disfrutar. Walter Erviti fue presentado como el refuerzo más esperado de Boca y Julio Falcioni y dejó en claro: "Mi deseo era estar acá".

"Siento felicidad, para mí es un paso muy importante. Estoy muy agradecido con la gente de Boca que hizo un esfuerzo muy importante en cuanto al tiempo y en lo económico. Estoy contento con la gente de Banfield, que entendieron que mi deseo era jugar en Boca, era estar acá, por más que el presidente de Banfield hizo lo posible para retenerme. Le quiero agradecer a Sergio Marchi que siempre me apoyó y a mi representante", dijo Erviti, con gestos de felicidad en su cara.

Además, el volante plantó bandera y dijo lo que, tímidamente, sólo daba a entender el tiempo que duró la ardua negociación: "Mi deseo era jugar en Boca y estaba seguro de eso. Partiendo de esa base, era lo más importante. Quiero agradecerle a toda la gente que hizo posible que yo pueda estar en el club más importante del mundo", ahondó.

Sobre el futuro en el equipo, explicó: "Llego a un grupo de grandes jugadores. Lo conozco a Julio y sé que me voy a tener que esforzar para estar adentro de la cancha, además, él sabe que por estar dentro de la cancha voy a jugar donde sea".

Erviti, de 30 años, se mostró muy aliviado, luego del período de poco más de un mes que duró la negociación. Sobre su relación con Carlos Portell, el presidente del "Taldaro", explicó: "Tuvimos un distanciamiento porque el presidente quería que yo me quede en Banfield, llegó al extremo. Mi etapa en Banfield estaba terminada y yo quería jugar en Boca".