Tras la sorpresiva decisión de UPCN de desvincularlo del equipo, Javier Filardi habló por primera vez. Mientras “procesa” lo sucedido, según él mismo confesó, el punta receptor dialogó con DIARIO DE CUYO y afirmó: “Trato de no estar en lugares en los que no quieren que esté”. Y se lamentó por el modo en que se dio su salida.

Desde su casa en Córdoba, a donde viajó ni bien recibió el aviso oficial de su desvinculación, y mientras prepara la mudanza de sus cosas desde San Juan hacia su provincia natal, Filardi comentó que: “Yo no he leído lo que han dicho Pepe Villa ni el equipo técnico, si es que han hablado, yo hablo por mí y no en respuesta a los demás porque no quiero generar conflictos”. Y agregó: “Quiero desvincularme 100 por ciento bien de la institución para seguir mi vida de modo tranquilo”.

“A mí me explicaron a través del comunicado que todo es extra laboral. No tienen nada que recriminarme sobre mi desempeño dentro de la cancha, es decir en los partidos y entrenamientos. No les gustaron cosas que dije fuera de la cancha. Eso me deja tranquilo, contento por todo lo que hice en el club. Siempre di el máximo”, afirmó el cordobés.

Sin embargo, comentó que “trato de no estar en lugares en los que no quieren que esté. Esto se podría haber arreglado antes, hace tiempo, hablando personalmente. Así se hubiese evitado todo esto. Creo que la dirigencia estuvo mal asesorada, para mí estas cosas no se arreglan así. Yo voy de frente, no tengo representante me gusta el trato de persona a persona. De ese modo, no se hubiese perjudicado tampoco a la institución, de la que estoy muy agradecido”.

En cuanto a lo sucedido exactamente dijo que “ellos sabrán qué paso. Nunca me notificaron algún malestar por mis declaraciones a la prensa o mi desempeño en la cancha. De todos modos yo notaba desde hace tiempo un malestar, la decisión en sí no fue algo inesperado”.

Por otro lado, Filardi aseguró que recibió infinidad de mensajes de apoyo de sus compañeros y allegados. “Muchos de mis compañeros hicieron público su apoyo y otros no, lo único que les pedí es que no se perjudicaran, que defiendan la camiseta como lo hemos hecho siempre. Ellos, de hecho, se enteraron de mi desvinculación una hora antes del partido y aun así salieron a la cancha y ganaron. Eso es muy importante”.

A su vez, volvió a resaltar su tranquilidad. “Yo sé que siempre di el máxima. He jugado 7 ligas y he ganado 9 finales. Hubiese sido más digno que se tomara esta decisión de otra manera, por respeto y lealtad a mi sacrificio. Porque yo sé que la dirigencia hace esfuerzo, pero nosotros también. Yo he jugado una final en una pierna, con riesgo de no poder jugar al vóley más. Yo viajé en remis solo para jugar 5 días después de la muerte de mi padre. Y no me arrepiento de todo eso, es lo que me enseñó mi papá, que hay que ser fiel", confió.

En torno a su futuro, el ex UPCN sostuvo: “No pienso en eso. Tengo que esperar la desvinculación oficial y necesito tiempo para procesar todo esto tranquilo, con mi familia. No tengo apuro, ya veré qué será de mi futuro”.