La caída en la altura boliviana no le quitó la buena onda a Marcelo Gallardo y los jugadores. El plantel de River llegó a San Juan en la previa del encuentro ante San Martín y no dudó en posar para las selfies junto a los hinchas sanjuaninos.

 

Ni bien bajó del colectivo que los llevó hasta el hotel Viñas del Sol, donde se hospeda el Millonario, el DT se detuvo en la puerta, frenó a los jugadores y todos se acercaron a la baranda detrás de la cual estaban los fanáticos.

 

A lo largo de unos 10 minutos se dispusieron a saludar, sacarse fotos y firmar autógrafos. Este domingo, desde las 20,05, el equipo enfrentará al Verdinegro en el Hilario Sánchez.