La gira del rodeo va llegando a su fin, y San Antonio Spurs parece ir encontrando la regularidad, ya que este miércoles, antes del parate por el Juego de las Estrellas, sumó la segunda victoria al hilo fuera de casa, al borrar en Orlando al Magic por 107-79, en una verdadera paliza.

 

El conjunto dominó todos los cuartos y no tuvo problemas para superar a un flojo adversario. De la mano de LaMarcus Aldridge y Kawhi Leonard, San Antonio fue mucho para un Magic mermado, que no pudo contar con su reciente incorporación Terrence Ross ni con el saliente Serge Ibaka.

De esta forma, LaMarcus cerró la noche con 23 unidades, seguido por Kawhi, que clavó 22. Patty Mills, con 13 tantos; y Dewayne Dedmon, con 10 más 11 rebotes, también estuvieron por encima de las dos cifras.

 

Sin embargo, las miradas se las llevó Emanuel Ginóbili, que se desatacó con “la asistencia del partido”. De espaldas, y como si tuviera ojos en la nunca, se la sirvió a Leonard, para que el alero estire la ventaja del texano en el segundo cuarto.

 

El bahiense estuvo 15 minutos en cancha, en los que sumó 2 puntos, 2 asistencias (la otra también fue de espaldas) y 2 rebotes. La mala es que se dobló el tobillo cuando faltaban poco más de 2 minutos para cerrar el tercer período, y tuvo que dejar el campo.