Bomba. Ocho años después. Pero bomba al fin. Y sin desactivar... Después de la novela de los rusos, los ingleses -parece que- hicieron su aporte a la causa... Un total de 91 deportistas británicos utilizaron cetona, una sustancia que pudo haberles mejorado el rendimiento deportivo durante los Juegos Olímpicos de Londres 2012, reveló ayer una investigación del diario británico Mail on Sunday.

La cetona no estaba prohibida en 2012 porque se desconocían sus efectos en el organismo y las posibles ventajas o inconvenientes que pudiera aportar a nivel deportivo, aclara la publicación.

Los atletas, de ocho deportes olímpicos diferentes, participaron del "experimento" mediante la ingesta de la bebida "Delta G", la cual les aportaba cetona con el objetivo de ver si aumentaba la cantidad de glucógeno en el cuerpo y retrasaba la aparición del ácido láctico.

La Agencia Mundial Antidopaje (AMA) reconoció entonces que la cetona no estaba prohibida porque no había sido analizada a fondo, pero en el experimento los deportistas participantes aceptaban el riesgo de dar positivo por doping en el caso de que la normativa se revisara a corto plazo y se decidiera incluir esta sustancia como prohibida. Un 40 por ciento de los deportistas participantes en el experimento sufrieron dolores y malestar al tomar esta bebida, situación que provocó que varios de ellos abandonaran esta práctica. Mail on Sunday señala que participaron en el experimento atletas, ciclistas, nadadores, jugadores de hockey sobre césped, pentatletas y regatistas.

Vigente

El escándalo por los dopajes masivos en atletas rusos tiene una sanción por parte de la AMA (Agencia Mundial Antidopaje) de cuatro años, es decir hasta el 2023. Si bien, están en curso diversas apelaciones, por el momento Rusia no tendrá representantes en los Juegos Olímpicos de Tokio 2020 ni el Mundial de fútbol de Qatar 2022.