Las imágenes son lamentables y son un fiel reflejo de lo que es el fútbol argentino. Los equipos envueltos en este escándalo son Talleres de Perico y Central Norte, que se enfrentaron por la segunda ronda regional de la Copa Argentina.

 

En la ida había sido victoria para Central Norte por 2 a 0, en condición de visitante, y la vuelta la ganó Talleres de Perico por 1 a 0. Los incidentes comenzaron cuando un alcanzapelotas de Central Norte agredió a un futbolista del equipo rival.

 

 

En un comunicado, Talleres denunció: "Sin dudas la violencia dijo presente una vez más en el Luis Güemes, un estadio que permaneció por mucho tiempo cerrado por los sucesivos hechos de violencia que se sucedían, este es uno más, donde jóvenes a los que deberían inculcarse valores deportivos terminan generando hechos de violencias vergonzosos".