Socios. Dybala e Higuaín siguen rindiendo a Juventus, que dio vuelta el marcador ante Nápoles y logró dos goles de ventaja, una diferencia importante para disputar el partido de vuelta el 5 de abril.

 

Roma, EFE
Un gol del argentino Gonzalo Higuaín y un doblete de su compatriota Paulo Dybala, que transformó dos penales, dieron el triunfo al Juventus ayer contra el Nápoles (3-1) en la ida de las semifinales de la Copa Italia.


Los ‘bianconeri‘ remontaron en la segunda mitad un tanto inicial del español José Callejón, que había adelantado al Nápoles, y se hicieron con una importante ventaja de cara al partido de vuelta, que se jugará el 5 de abril en el estadio San Paolo.


A falta de una semana para medirse con el Real Madrid en la vuelta de los octavos de final de la Liga de Campeones, el Nápoles sufrió su segunda derrota consecutiva y volvió a mostrar dificultades en la gestión de un resultado favorable, tal y como ocurrió en el Bernabéu.


Higuaín no celebró su gol como muestra de respeto por sus anteriores aficionados.


Con el 3-1 en el marcador, el Juventus decidió bajar el ritmo y controlar la posesión del balón con el objetivo de mantener su ventaja hasta el final.

 

Juventus pudo celebrar un triunfo importante y dio un paso importante hacia la que sería su tercera final de Copa consecutiva.


Por su parte, el Nápoles necesitará reaccionar de forma inmediata tras este tropiezo, ya que su calendario prevé ahora el choque liguero contra el Roma (sábado 4 de marzo) y el partido europeo contra el Real Madrid (martes 7 de marzo).