No fue una procesión de San José, el patrono que saca a todo el pueblo a la calle en épocas festivas. Tampoco fue una celebración típica de algún equipo futbolero cuando sale campeón. Fue algo tan diferente como especial. Inédito. Porque todo el departamento salió a las calles a celebrar un logro que es de todos: el Jáchal Básquetbol Club salió campeón del Torneo Federal y logró el ascenso a la Liga Argentina de Básquetbol y le dio a ese pueblo del Norte sanjuanino, la hazaña deportiva más importante de su historia departamental.

Haciéndose enorme ante las adversidades e imponiéndose ante equipos que hasta lo triplicaban en su presupuesto, el club jachallero hizo posible lo que parecía imposible. Por eso, ayer unos minutos después de las 13 horas, cuando el colectivo que trasladaba al plantel apareció en Niquivil, las bocinas estallaron en la veintena de autos que esperaban por su arribo. El colectivo abrió paso y en cuestión de minutos se sumaron más de 100 autos, camionetas y motos. El primer contacto con los fanáticos se dio apenas unos metros más adelante cuando dos camionetas abrieron paso y los jugadores se subieron a las cajas de los dos vehículos con la Copa en lo alto. A los saltos, abrazados y al grito de "Dale campeón, dale campeón", emprendieron el camino triunfal hacia el centro jachallero. A la vera del camino, la gente salió de sus casas para aplaudir a los héroes del "Submarino" amarillo. Con los brazos en alto, dejando el almuerzo por unos minutos, hombres y mujeres, grandes y chicos, todos quisieron formar parte del momento glorioso. Hasta los médicos y enfermeros del Hospital San Roque saludaron a los campeones y los chiquitos que esperaban por ingresar a la escuela, hicieron lo mismo.

Multitudinario. En el ingreso al departamento, muchos autos esperaban por el arribo de los campeones. Un día que quedará marcado en la retina de los jachalleros.

"Esto no es solo de nosotros. No es solo la Copa de un club, este logro es de todo un departamento", exclamó el base Maximiliano Ríos y sus palabras sirvieron para graficar de la manera más real la situación. Es que el ascenso a la segunda categoría del básquetbol nacional llevó a Jáchal a la gloria como ningún otro deporte antes lo hizo. Atrás quedarán aquellos recuerdos que atesoran los amantes del ciclismo, como la Doble Calingasta ganada por Argentino de los Santos en el "82 y que sacó a casi todo el pueblo a la calle. Es que esos logros no alcanzaron a poner al departamento norteño en el tapete nacional como lo hizo antenoche el Jáchal BC. Por eso las lágrimas de emoción de su presidente Javier Salas rememorando los inicios del club que él mismo, junto a otros aficionados del deporte de la naranja, decidieron fundar en la década del 2000. Por eso los abrazos -que por un momento dejaron la pandemia en el olvido- de los jachalleros más veteranos que, de alguna forma trataban de agradecer a ese minúsculo grupo de hombres que en Córdoba el domingo por la noche derrotaron a Pergamino para dar el salto de categoría. "Esto es inigualable. Todo el departamento está agradecido pero nosotros estamos orgullosos de haberle dado una alegría tan grande a ellos", manifestó emocionado el escolta jachallero Ismael Sarruff, quien se abrazó con su familia cuando la caravana paró en la plaza principal. Después de media hora sacándose fotos con la gente, otra vez el plantel volvió a subirse a los vehículos y acompañados de su gente, partieron rumbo al estadio "Papa Francisco" escenario donde se gestó la hazaña.

Jáchal BC alcanzó su momento cumbre. Ya se había cansado de ganar el torneo sanjuanino donde suma 9 títulos. Pero faltaba algo más: ascender a la Liga Argentina y lo hizo a lo grande. Logrando una de las dos plazas que disputaron 68 equipos de todo el país. Ahora, será en esa Liga donde Jáchal siga agregándole capítulos a su historia...