“Me encantó” fue la frase más escuchada cuando se les preguntaba a los bikers que les había parecido la Vuelta. El formato que incluyó las distintas modalidades que se pueden realizar con bicicletas de ruedas gruesas les permitió a todos probar, y probarse, que no es descabellado encarar una carrera de varios días con posibilidades no sólo de divertirse, sino de competir. Para algunos, como el cordobés Pereira les gustaría que “fuera por tiempo, más larga y exigente”. Otros opinaron que el short track del prólogo tendría que “ser menos violento”, cada uno aportaba su opinión con el ánimo de mejorarla. Tan buena fue la primera experiencia, que Ayesa anunció que la próxima. “Será el 25, 26 y 27 de mayo, del año que viene”.