Lo que pasó con el futbolista del Porto fue realmente vergonzoso: vio la tarjeta roja porque el árbitro se enojó cuando se lo chocó mientras retrocedía. Creyó que era una agresión y le mostró la roja, cuando en realidad el jugador estaba parado.

 

Pese a las protestas y las explicaciones de lo que había pasado, el árbitro Luis Godinho no dio marcha atrás con la tarjeta roja y Danilo Pereira se tuvo que ir de la cancha.

 

Fuente: TN