En el Dakar no todo es competencia, es más, buena parte de los momentos de esta competencia tiene en su haber historias mínimas que, una vez conocidas, se convierten en gigantes. En este caso, la página oficial del Dakar retrató una que lo tuvo como protagonista al sanjuanino Ontiveros que corre en la categoría Motos.

 

La nota completa

 

Alberto 'Puchi' Ontiveros no le hizo falta ser políglota para entender a la perfección el sentido de la solidaridad en el Dakar en el kilómetro 80 de la especial hacia Oruro. He aquí la historia de un día que no se acababa nunca.

 

El gran 'Puchi' Ontiveros


Enfundado todavía en el mono lleno de barro y sentado solo en la zona de catering frente a un plato de pasta a las 7 de la tarde, Alberto Ontiveros tiene todo el aspecto de un motorista para el que la jornada no ha sido un camino de rosas. Aun así, responde: "No, a mí me fue bien. A mí por lo menos sí. Llevaba un tiempo rodando con el 76, David Thomas. Llovía y el terreno estaba muy resbaladizo. Y de pronto, en una bajada lo pierdo de vista y al final lo veo un poco más abajo, en el piso, al lado de su moto. Paro y estaba consciente, pero me decía algo así como Crash my leg! Crash my leg!. Llamé a las asistencias y me quedé con él hasta que llegó el helicóptero. Unos 20 minutos, más o menos. Todo ese tiempo tuve que hablar con él para dar información por teléfono a los médicos, pero con mi inglés... En fin, he hecho lo que he podido". Después, las cosas tampoco han sido coser y cantar para el piloto argentino: "Tuve mucho frío al final de la etapa y, cuando llegué al vivac, mi equipo aún no estaba, así que me vine aquí. Uf, pero tengo mucho frío y me gustaría cambiarme. Esperaré, qué remedio".