Las lesiones en el deporte pueden abarcar todo tipo de daños para el cuerpo, desde desgarros, hasta esguinces, sin dejar de mencionar luxaciones o fracturas. Sin embargo Akil Mitchell, sufrió la que puede ser la peor lesión del año: se le salió el ojo en medio del partido.

 

En el partido de básquet entre New Zealand Breakers y Cairns Taipans, en Australia, luego de pelear un rebote, el jugador Nnanna Egwu le dio un manotazo en la cara a Akil.

 

En el impacto introdujo uno de sus dedos en el ojo de Mitchell quien se tiró al piso y gritó del dolor. Rápidamente fue asistido por los médicos del equipo, que lo llevaron al hospital más cercano.

 

Akil ya se encuentra en su casa, y desde su cuenta de Twitter tranquilizó a los fans: "Gracias por el amor y los mensajes. Estoy en casa, veo bien. Mañana me harán más estudios".

 

Fuente: Big Bang