Gimnasia La Plata, con la picardía del mellizo Guillermo Barros Schelotto en su regreso al club, rescató un punto ante el nuevo San Lorenzo de Ramón Díaz, tras empatar 1-1 en el Nuevo Gasómetro, por la primera fecha del Clausura. El ídolo "tripero", de 37 años, simuló un penal a los 25 minutos del segundo tiempo -cometido por el recién ingresado Matías Giménez-, y Juan Neira marcó la igualdad en un partido que el local controlaba sin apremios.

El Ciclón, con Ortigoza como distribuidor de juego y Leandro Romagnoli como conductor, asumió el protagonismo del partido después de los primeros 10 minutos y marcó nítidas diferencias. La apertura del marcador llegó a los 16', cuando Menseguez aprovechó varios rebotes en el área "tripera' y sacó un remate bajo al que Sessa no pudo llegar. Respecto del torneo anterior, Gimnasia demostró limitaciones futbolísticas similares, aunque con la salvedad de respetar el buen trato de pelota, fiel a la filosofía de Cappa. Barros Schelotto redondeó una aceptable vuelta a Gimnasia, después de 13 temporadas y media, por su inteligencia para ubicarse en la cancha y asistir a sus compañeros. El mayor pecado de San Lorenzo, que evidenció un progreso en materia de producción de juego, fue la falta de contundencia para cerrar el partido después de la apertura del marcador. Individualmente, todos sus atacantes superaron con creces el debut pero faltó precisión para ampliar la ventaja en el arco bien defendido por Gastón Sessa en el festejo de sus 400 partidos en primera división.

En el segundo tiempo, cuando el desgaste físico de la mayoría de sus hombres se hizo sentir, el equipo de Ramón Díaz se expuso con una estructura defensiva armada con dos laterales improvisados (Carmona por derecha y José Luis Palomino en el costado opuesto). Gimnasia, sin demasiadas armas, esperaba por una jugada de pelota detenida para ilusionarse con el empate, que finalmente llegó gracias a la viveza de Barros Schelotto. Con el empate, el cansancio y la presión del reloj, San Lorenzo quedó desdibujado para la búsqueda de la victoria, aunque antes del final tuvo dos claras chances. La primera la desperdició Menseguez a los 38 minutos con una definición cruzada y la última, Velázquez con zurdazo que rebotó en el palo derecho.