El entrenador de Atlético Tucumán, Pablo Lavallén, destacó que sus futbolistas "demostraron las ganas de hacer historia" tras la victoria de anoche ante El Nacional por 1-0 y luego de los inconvenientes en su vuelo, situación que casi deja al Decano sin la posibilidad de disputar la revancha por la segunda fase de la Copa Libertadores de América.

 

Apenas terminó el encuentro, las cámaras ubicadas en la zona de vesturio captaron al entrenador furioso. "¡Que paren el avión ahora! ¡Paren el avión! !Que me paren el avión ahora!", gritó.

 

 

"Estuvimos impulsados por todas las dificultades que tuvimos, los jugadores se exigieron al máximo con ganas de regalarle una victoria a los hinchas que vinieron. Demostraron las ganas de hacer historia", declaró el técnico del conjunto tucumano en la conferencia de prensa posterior al éxito en el estadio Atahualpa, de Quito. 

 

 

"Habíamos trabajado desde Tucumán en hacer un partido largo donde no íbamos a hacer el mismo esfuerzo que habíamos hecho de local por las condiciones adversas de jugar en la altura", siguió. 

 

"Además, habíamos planificado un partido en el que íbamos a estar bien armados en defensa y cubriendo todo el ancho de la cancha y a la hora de atacar tratando de sostener la pelota con pocos pases", continuó en su análisis. 

 

Fuente: TyC, ESPN