Su sello. Pablo Palacios Alvarenga grita uno de los 42 goles que marcó durante las dos temporadas que jugó en Gimnasia de Mendoza. Ayer llegó a San Juan, firmó y hoy tendrá su primer entrenamiento.

 

La dirigencia de San Martín ya lo había buscado en temporadas anteriores pero nunca logró convencer al goleador Pablo Palacios Alvarenga. Sin embargo, en este mercado de pases y luego de una negociación que tardó varios días para definir cómo sería su contratación, ayer se concretó el fichaje del atacante paraguayo. Además, le compró el 80% de su pase y será jugador verdinegro por los próximos dos años.

Con la incorporación del jugador que pasó tiempo atrás por Unión de Villa Krause y que viene de ascender a la B Nacional con Gimnasia de Mendoza anotando 21 goles, San Martín concretó la llegada de un viejo anhelo por el que esta vez hizo todo para que se llegara a buen puerto y asegurarse su estadía en Concepción.

Hoy, en el entrenamiento de la mañana será presentado de manera oficial y se convertirá en la 13ra nueva cara del plantel verdinegro, que todavía sigue buscando más nombres teniendo en cuenta que sufrió 18 bajas y está buscando un volante central y un lateral.

"Palote", quien nació en Coronel Oviedo, Departamento de Caaguazú hace 30 años, mide 1,93 metros y dueño de un cabezazo infalible como una de sus mayores virtudes en el área rival. Además de ser un futbolista con una enorme entrega y que ya conoce San Juan tras su paso por Unión en el Federal A en el 2016 y que terminó siendo una ventaja también al momento de la decisión final.

 

"Palote" tendrá hoy por la mañana, en el Bicentenario, su primer entrenamiento en San Martín.


Palacios Alvarenga comenzó su carrera futbolística en Tacuary, siguió en Sport Colombia y de ahí pasó a San Lorenzo (todos de Paraguay). Luego ingresó en el fútbol argentino jugando en Sol de América de Formosa (en el Federal B), pasar a Unión de Villa Krause y de ahí al Gimnasia mendocino donde la "rompió" anotando 42 goles en dos temporadas siendo figura.

Le negociación por el atacante paraguayo se estiró más de la cuenta ya que las partes no llegaban a un acuerdo sobre la forma de la contratación, el porcentaje del pase a adquirir y el tiempo de permanencia en la institución verdinegra.

Todo se resolvió para bien y ayer estampó la firma y si bien no formó parte del entrenamiento de la tarde en el Hilario Sánchez, ya es parte de un plantel que en cuanto a su armado le puso mucho énfasis en el ataque contratando futbolistas con muchas condiciones para jugar en Primera División.