Ida y vuelta. Unión y Tigre disputaron un gran encuentro en el estadio santafesino, donde el local lo ganaba pero se durmió en el cierre y lo pagó demasiado caro.

 

Tigre tuvo una impresionante reacción en el final del partido y le arruinó el cumpleaños a Unión de Santa Fe, al empatarle 3-3 como visitante en el primer encuentro dominical de la 23ra. fecha de la Superliga.

El estadio 15 de Abril celebraba el 111º aniversario del club con un cómodo 2-0 parcial, por las conquistas de Franco Fragapane (26m.PT) y Franco Soldano (30m.ST) de penal, pero el juego enloqueció con un aluvión de goles y el resultado cambió tres veces en un puñado de minutos.

A los 38, Ignacio Canuto anotó de cabeza lo que parecía un descuento testimonial

y enseguida Federico González silenció la cancha con un furibundo derechazo, que se transformó en el 2-2 tras tomar mal parada a la defensa local.

Los ánimos se caldearon y el árbitro Federico Beligoy, de regular trabajo, expulsó por agresión mutua a Manuel De Iriondo y Sebastián Prediger, quien se fue insultado por su origen en Colón.

Ya en el descuento, el "Tatengue" recuperó la ventaja con un gol en contra de Canuto en una pelota parada pero en el instante final Tigre dio un nuevo zarpazo cuando

el "Chino" Carlos Luna empujó sobre la línea un rebote de Nereo Fernández tras un tiro de González.

En esos nueve minutos finales pasó infinitamente más que en todo el resto de un partido que parecía abrochado para un equipo santafesino que buscaba regresar a la victoria después de empatar con San Martín y perder con Argentinos.

En la próxima fecha, los santafesinos visitarán a Atlético Tucumán y el "Matador" será local de Huracán, ambos el domingo.


Enojado
 

El entrenador de Unión, Leonardo Madelón, sostuvo que "tendríamos que haberlo ganado nosotros cuando hicimos el 3-2 ya en el descuento. Lo dejamos pasar y encima, el árbitro Beligoy se equivocó muy feo nuevamente contra Unión. Nos sentimos perjudicados".