El inicio del campeonato fue diferente a lo que se esperaba, o al menos a las expectativas que se habían generado respecto de la última fecha del año pasado en la que los sanjuaninos habían tenido un resultado altamente positivo. En el reinicio del Torneo Argentino B de fútbol, en la zona cinco, donde militan los cuatro representativos Del Bono, Alianza, Unión y Trinidad, se podría decir que los de abajo comenzaron de la mejor manera. Eso implica que Azules y Leones siguen con la racha ganadora. No así los punteros, Lechuzos y Bodegueros, que perdieron.

Si hablamos de los líderes, Del Bono y Alianza, ambos comenzaron con el pie izquierdo y por consiguiente la ventaja de cinco puntos que tenían sobre su inmediato perseguidos, Unión, se acortó.

Alianza, en su debut del año, lució desordenado, sin fútbol ni tampoco conexión por parte de los jugadores. Tan así que San Martín con poco pudo vencerlo por 2-0. En el cierre del año pasado los dirigidos de Marcelo Vázquez habían terminado con una igualdad ante Guaymallén. En la próxima fecha, que será el domingo a las 20, los de Santa Lucía tendrán un duro encuentro ante Del Bono en el duelo de punteros.

Por su parte, el Bodeguero empezó con el pie izquierdo al ser derrotado por Unión. El de la Esquina Colorada no jugó mal, pero los errores defensivos lo condenaron. Tuvo garras, metió, corrió, generó juego pero no le alcanzó para llegar a su objetivo. El año pasado había terminado el año con una victoria ante Gimnasia de Mendoza.

Unión y Trinidad comenzaron de la misma manera en la que finalizaron el año, ganando. El Azul, quién en la última fecha había vencido a San Martín de Mendoza, pudo encontrar y aprovechar el momento justo para golpear al Bodeguero y ponerse a dos puntos de la cima y con ello obtener la quinta victoria consecutiva. Mostró un equipo seguro, con jugadores muy veloces como Franco Gizzi y Javier Villaseca que si bien no estuvo fino a la hora de convertir, generó peligro y puso el pase para el gol de la victoria que convirtió Jorge Steiner.

Finalmente, Trinidad obtuvo su cuarta alegría consecutiva. Después de seis derrotas consecutivas, con la llegada de Andrés Villafañe como técnico, el equipo vio la luz y continúa en el cuarto escalón de las posiciones y con un cien por ciento de efectividad. Cuatro jugados y cuatro ganados. El equipo recobró el ánimo, el orden y el buen fútbol. También hay que rescatar que El León ha ganado tres partidos de visitante al hilo. Un resultado muy favorable teniendo en cuenta que Trinidad era un equipo flojo a la hora de jugar fuera de casa.

El viernes a las 22, Trinidad recibirá en El Templo al equipo de Ricardo González, Unión, en la lucha por seguir escalando y continuar por la buena senda de la victoria.