Buenos Aires, 19 de noviembre.- La caída de Al Wasl en la Copa de los Emiratos Árabes se convirtió en una anécdota minutos después del final del encuentro, cuando Diego Maradona recibió la noticia de que su madre está internada en gravísimo estado por una afección coronaria.

La intención de Diego era llegar al país para acompañar a su madre, porque el panorama era preocupante. Sin embargo, el corazó de Doña Tota no resistió una nueva recaída y dejó de latir mientras su hijo retornaba de Dubai.

Antes de hacerse cargo de Al Wasl, en agosto pasado, Diego había expresado su preocupación por los problemas de salud de su madre y dijo: "Mi vieja está muy mal, sólo le pido a Dios que no me la lleve". Antes de embarcarse en su nueva aventura futbolística decidió tatuarse una rosa en la espalda con la frase "Tota te amo", que lucía con orgullo.

En las próximas horas Maradona llegará al país, pero aún no hay un horario de arribo confirmado.