La clasificación de la Selección al Mundial de Rusia se reflejó como un desahogo enorme para un plantel que llegaba a la recta final de las Eliminatorias con poca nafta y la soga al cuello. Después, llegó el alivio: rompieron la veda con la prensa y se enfocan en el desafío que para muchos representará la última chance de conseguir un título grande con la camiseta celeste y blanca.

 

Así lo resumió Lionel Messi al afirmar que si la Selección no hace un buen Mundial deben "desaparecer todos". Y ahora se suma Javier Mascherano, el otro gran referente del plantel argentino.

 

"“No pudimos concretar el último paso en los últimos años, pero el camino se recorrió con unos valores dentro y fuera de la cancha. Podíamos luchar contra cualquier selección, hasta con las más potentes del mundo. Esta última etapa fue un camino oscuro, un calvario. Está claro que no hicimos las cosas como las veníamos haciendo anteriormente. Cuando no lo haces bien, estás al límite del fracaso. Quedarse afuera de Rusia 2018 era posible. En el último tiempo nos desviamos porque se nos metió en la cabeza las tres finales perdidas", confesó en diálogo con estudio Fútbol.

 

Además Masche coincidió con Messi en la defensa de Gonzalo Higuaín, uno de los futbolistas más cuestionados en los últimos tiempos. “Ha sufrido una crítica muy fuerte, pero una cosa es que te critiquen y otra que se rían de vos. Cuando se ríen de vos te jode, aunque uno diga que no”.

 

Su vuelta a River parece imposible

 

"Volver a la Argentina no es una decisión fácil de tomar. Además yo me imagino como me sentiría yo siendo Ponzio. Un jugador que ganó todo, que ahora hable de otro tipo cuya historia con River fueron dos años... fue muy efímero. Lo mío comparado con lo de Ponzio estos últimos años es nada. Trato de ser respetuoso con el capitán del equipo".

 

Empieza a despedirse de Barcelona

 

"Perdí el lugar y el protagonismo de los últimos años. Es una realidad, no lo puedo esquivar. No es culpa de nadie. Por eso trataremos de llegar a una conclusión con el club. Es una situación que no me gusta, pero que hay que asumirla y definirla en privado. Es algo que tenemos que solucionar con los dirigentes".

 

"El día que yo me sienta un problema, prefiero irme. Soy así. Entiendo el fútbol de una manera colectiva, ser parte de algo. Uno está en una etapa donde tiene la obligación de colaborar.No solamente dentro, sino fuera del campo. Me interesa el juego, me preocupo por mejorar. No estoy preocupado por lo secundario, a mí me gusta el juego",